sábado, 1 de noviembre de 2014

soplo


Puede que agonice la vida,
puede que agonice el amor,
puede que mueran los sueños...
mas nunca fenecerá el soplo que los forjó.

Misteriosa es la trayectoria
por la que transita el tiempo que huye,
pero hay momentos eternos,
guardados en arca mágica de nuestra memoria,
que nos hacen llorar al evocar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.