sábado, 11 de abril de 2015

Amor soñado



Tal vez el mejor amor
sea el amor soñado:

aquél que huyó
una noche al infinito,
se perdió en la flor
del jardín de la juventud,

se alza al cerrar los ojos
como la voz de Dios
por los espacios.

Soñar, soñar...

Y al abrir los ojos
encontrar en tus cabellos,
en tus pestañas,
en tu mirar...
el principio y el fin
por el que fluye el universo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario