viernes, 24 de abril de 2015

sin saber de astronomía



De niño yo contemplaba,
sin saber de astronoa,
el nocturno firmamento,
las luminosas estrellas;
y anhelante deseaba
poder llegar hasta ellas.

Eran mis ganas tan fuertes,
y tan grande mi deseo,
que al instante me poa
a construir con mis manos
alguna nave espacial.

Equipado de un martillo,
unos clavos y maderas
y otros simples materiales,
pretendía hacer yo mi nave,
con la que ver nuevos mundos
y galaxias siderales.

Eran mis cosas de niño;
mi sueño se encandilaba
con los astros luminosos
que jamás nadie hollaa;
y en descubrir sus misterios
mi corazón porfiaba
sin saber de astronomía.


No hay comentarios:

Publicar un comentario