martes, 19 de mayo de 2015

romance triste del infeliz
















De mucho penar sufría
en su cruel soledad,
evocando los instantes
de un tiempo que ya pasó.

Todo pues lo hubo perdido,
el trabajo y la salud,
el trabajo que arruinara
la flor de su juventud.

Y al rondarle la vejez,
esa dama tan ingrata,
el cuerpo ya no responde
y el dolor tortuta y mata:

el dolor en soledad,
sin amparo ni consuelo,
sin recursos, sin salud,
sin nadie que por él vele.

Lo que resta por vivir
más parece un cruel calvario;
le es penoso ver pasar
las hojas del calendario.

De modo que a veces piensa
que la muerte es su ventura,
y que su único descanso
reposa en el la sepultura.

Entonces a veces piensa
en errores de su vida,
las cosas que no se hicieron
o que salieron torcidas.

Y evocando más y más
se presenta aquel Amor
que dejara abandonado
sin piedad ni compasión.

Quien no se apiada de él
es ahora el cruel destino,
y atrás no puede volver
ni desandar el camino.


Romance triste del infeliz (20-5-2015)
Juan Martín 


No hay comentarios:

Publicar un comentario