viernes, 7 de agosto de 2015

ritmo celestial



¡Te quiero!, de tal forma y tal manera
Que dormir no puedo de pensarte.
Miedo tengo de verte y contemplarte;
Que tu mirar me ignore cual si fuera

Un gran desconocido que estuviera,
Por un mágico hechizo, por su arte,
Por siempre condenado a idolatrarte,
Y que tal cosa a ti no me incumbiera.

Mas éstas son las cosas del querer:
Forjamos ilusiones y quimeras,
Llegando hasta los cielos sin saber

El ritmo celestial de las esferas,
Que nunca nos fue dado comprender
Por ser de ensoñación y de otras eras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.