jueves, 26 de noviembre de 2015

Cajas muy valioasas




Tengo dos cajas muy valiosas,
ambas son cajas de zapatos.

Mi colección de chapas
contiene la primera;
cuando la abro su aroma
place a mi alma:

¡¿Cuántos gratos elixires
fueron encerrados
por tan polícromos cierres?!

Pese a su gran valor
no es una colección estática,
expuesta en una vitrina;
puedo también usarlas
para jugar a las chapas.

Mi otro gran tesoro
es otra caja de zapatos.

Tiene agujeros en la tapa,
lar de mis gusanos de seda,
devoradores voraces
de hojas de morera,
cuya fragancia
hiere mi alma,
como si fuese la flecha
de una bendición.

 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.