viernes, 5 de febrero de 2016

Otoño






OTOÑO


Envuelta en una luz cautivadora
la yerba por entero se veía,
rociada cual de oro
por las vencidas hojas que caían.


Otoño que no es muerte ni es ausencia
mas sí una despedida,
de un sol que atesorara
fulgores y destellos de alegría.


Otoño que llegó para deleite
del alma en armonía:
flor eres de los sueños más celestes,
evocas otros mundos y otros días.


Otoño de belleza inigualable,
Otoño de los lánguidos suspiros,
de ocasos al compás de un sol que arde,
mostrándonos que todo sigue vivo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario