jueves, 20 de abril de 2017

Café



Cuando era niño tenía una amiguita.

Una vecina, a veces, nos invitaba por la tardes a su casa a tomar café.

Solía dejarnos solos en la cocina y nos dejaba el café recién hecho, en una cafetera.

Entonces imaginábamos que aquel era nuestro hogar, en el que vivíamos juntos, unidos por un amoroso lazo.

J. Martín

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.