domingo, 12 de abril de 2015

por eso de variar...



Voy a intentar descubrir,
en medio de tanto ruido,
los perdidos universos
y el añorado sosiego.

La cosa no es tarea fácil,
vamos pues a comenzar.

Lo primero es relajarse:
me imagino que he dejado
este mundo ingrato y vil;
que ingrávido voy vagando
por esferas siderales
donde no existe el pesar...

y que en uno de esos mundos,
tan distantes, tan lejanos,
en donde reina el sosiego,
en donde mora la paz,
ya cansado del viaje
me siento en un café-bar,
donde recitan poesía,
y miro a una bella dama
con ojos libidinosos
por eso de variar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.