sábado, 9 de mayo de 2015

poemas de cuatro versos





















El recuerdo de la infancia,
de aquél mi hogar familiar,
es tan profundo y querido
que no se puede olvidar.

*          *          *

El amor fluye en los parques
Cuando sale o muere el sol,
Cuando los ojos se encuentran...
Y se abre el corazón.

*          *          *

Me hicieron sangrar pesares
las espinas de esa flor,
que ocultaba los puñales
de la traición de tu amor.

*          *          *

Tus ojos, azul del cielo,
azules de puro añil,
embriagan como tus labios,
tan rojos como el carmín.

*          *          *

Cierta tarde me llegó
una carta perfumada
y tal vez quien la escribió
en otro tiempo me amaba.

*          *          *

Viene de un lugar distante
en donde moró el Amor,
y aunque marchite regresa
la fragancia de esa flor.

*          *          *

Ni los rastros han quedado
de aquella luz que fluía,
por los aires de la infancia,
entre nubes de alegría.

*          *          *

No te deja ni dormir
el amor con su arrebato,
mas cuando desaparece
llamas a tu sino ingrato.

*          *          *

El amor mucho aprisiona
y yo amo la libertad,
mas cuando de él me libero
sufro de cruel soledad.

*          *          *

Por la noche y en silencio
brillan las estrellas frías,
su fulgor es el recuerdo
de pasadas alegrías.

*          *          *

Esperaba y esperaba
hasta ver el tren llegar,
luego mucho disfrutaba
al verlo entero pasar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario