jueves, 18 de junio de 2015

versos de arte mayor




I



Entre brumas asoma tu perfil,
Cual aroma de un rosal ya fenecido,
Que en el sueño de un tiempo infantil
El hechizo de la luna ha revivido.

II

Fue la luna en el espejo reflejada,
Con los rayos que llegaban de tan lejos,
Quien me trajo tanta imagen olvidada
En el brillo de sus mágicos reflejos. 

III

El sol se va apagando por poniente.
Gimiendo están las hojas que se agitan
Mecidas por la brisa, suavemente,
Que anuncia a las estrellas que palpitan.

IV

De los astros la danza omnipresente,
Surgiendo así perfecta y tan pausada,
Pareciera durar eternamente
y reducir los sueños a la nada.

IV (bis)


De los astros la danza omnipresente,
Surgiendo así perfecta y tan pausada,
Quisiera que durase eternamente
Fundiendo así mis sueños a la nada.

V


El brillo de la luna te deslumbra,

¡Oh triste corazón que ya no velas
Por una gran pasión que todo inunda,
Por grandes ilusiones y quimeras!

VI


Fantasmas que me siguen sin cesar,

Los ecos de vivencias torturadas,
Juzgándolas yo muertas y enterradas,
Porfían en hacerme recordar.

VII

Me acompaña el recuerdo aunque no quiera,

Que a veces es lamento muy profundo,
De un tiempo que pasó como si fuera
La eterna primavera de este mundo.

VIII

Sopla el viento que agita las espigas,
Las amapolas mece en roja llama,
Y en este atardecer se hacen amigas
La sangre y el verdor que tanto ama.

IX

Palpita sobre el mar el sol que muere,

De púrpura y de rojo tan intenso,
Dejándonos señal de que prefiere
Girar alrededor del mar inmenso.


X

De noche dulcemente se deshoja,
Sin prisa el blanco lirio de la luna,

Llevándose de mí tanta congoja,
Llevándose mis penas una a una.

XI 


Derrama una fragancia que es de otrora,

El parque tras la lluvia tan copiosa...
¡Parece recobrar aquella hora
Guardada entre mil pétalos de rosa!

XII


Corría una tarde azul mientras soplaba

El viento de la vida y su latido;
Un tiempo que pasó y en que soñaba
Hallar en viento tal algún sentido.

XIII


Solloza triste al mar contra la arena,

Llorando humanamente su fortuna,
Y mientras ruge así toda su pena
Suspira por los besos de la luna.

XIV


Con vivo resplandor dicen que acaba

La estrella por el vasto firmamento;
Con toda la pasión vi que me amaba,
Mas ese amor brilló en otro momento.

XV


A veces es mejor pensar en nada,

La vida ver pasar desde un confín
en que no viva el alma encadenada
Al engañoso fruto de un jardín.

XVI


Y cuando así desde los ojos brota

El llanto tan herido de dolor,
Desde esas mismas lágrimas se invoca
Al bálsamo divino del amor.

XVII

La risa de la vida y la ambrosía
De aquellas horas dulces que bebiera,
Presumo que fue apenas fantasía
Flotando entre mil brumas de quimera.

XVIII

Otrora mis anhelos presintieron
que el sol eternamente brillaría,
Mas entonces sus brillos no estuvieron
cautivos como están en este día.

XIX

¡Emisaria de un dios iluminado,
Que al mundo quiere dar la buena nueva,
Noto ante ti que el alma se me eleva
Cuando por fin te encuentras a mi lado!


*    *    *    *

O sol vai-se apagando por Poente,
gemendo estão as folhas que se agitam,
mexidas pela brisa, suavemente,
amiga das estrelas que palpitam.

*    *    *    *

Com vivo resplendor dizem que acaba
a estrela pelo extenso firmamento,
com toda sua paixão ela me amava
mas esse amor brilhou noutro momento.

*    *    *    *

Dos astros essa dança omnipresente,
surgindo assim perfeita e tão pausada;
quisera eu que durasse eternamente
fundindo assim meus sonhos com o nada.


J. Martín (2-2-2016) 


No hay comentarios:

Publicar un comentario