viernes, 17 de julio de 2015

espejo



Espejo


Un bello espejo existió,
que también existe ahora,
donde mi rostro posó
con la juventud de otrora.

Existió y sigue existiendo,
fue mi faz lo que cambió;
es lo que ahora estoy viendo,
la de otrora se perdió:

la que grácil poseía
el candor de lo que es bello;
la que el encanto tenía,
la del hermoso cabello.

Todo ello se ha perdido
y la imagen que conserva,
refleja un rostro abatido
en esta mudanza acerba.

El espejo es como tierra
que refleja la hermosura:
el esplendor de la hierba
mientras dure la frescura.



1 comentario:

  1. Juan Martín, he llegado hasta aquí a través del blog de una buena amiga y mejor poeta, Pilar Carmona, y me ha sorprendido muy gratamente tu voz poética.
    Mis felicitaciones por este poema.

    Un cordial abrazo.

    ResponderEliminar