lunes, 27 de julio de 2015

oración




Oración

 


La tierra, que soporta tanta historia
Y tanto frenesí, tanta locura
En capas sucesivas de memoria,
Evoca la desgracia y la ventura.

El tiempo con su hierro marca a fuego
La carne juvenil y el alma tierna,
Para que el corazón evoque luego,
Sumido en añoranza sempiterna.

¡Oh Dios, por qué designio tan fatal,
Del tiempo tan atroz, del pensamiento
Atado a la memoria y a su mal!

¡Libéranos Señor de azar tan triste!
¡Ofrécenos tu Luz y un nuevo viento 
En todo cuanto vive y cuanto existe!


No hay comentarios:

Publicar un comentario