miércoles, 19 de agosto de 2015

A veces...





A veces ocurre
ese gran milagro
que al alma arrebata
con gran entusiasmo.

Todo en su lugar
raudo se coloca.
Graves desengaños,
esperanzas rotas...,

dejan de existir
y la paz aflora
en nuestro interior,
calma y silenciosa.

A veces el mundo
entra en armonía.
Como un vendaval
disipa ceniza.

Disipa pesares,
duras aflicciones,
recobrando todos
los grandes fulgores

de la ensoñación.
Y tan extasiado
con dicha tan grata
me siento lozano;

evoco otros mundos,
evoco otros tiempos,
dulces sensaciones,
gratos sentimientos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario