lunes, 3 de agosto de 2015

caminante



Por sendas caminé como si fuera
Un pobre vagabundo sin destino,
Y por más que el destierro me doliera,
La vida me arrastró en su torbellino.

De mi tierno jardín fui expulsado,
En el que se asentó la dicha plena;
Quedándome como único legado
Nostalgia y ansiedad que tanto apena.

A veces una luz llega del cielo
Queriéndome alumbrar algún camino,
Mas el azar cruel despliega un velo

Negándome la dicha finalmente,
Dejándome tan sólo con mi duelo
Y el brillo de un legado opalescente.



No hay comentarios:

Publicar un comentario