viernes, 20 de noviembre de 2015

Ausencia


 
 
 
 
Ni la magia de Oriente

ni el color de la flor

son la dicha excelente

del placer de tu amor.



Ni la noche estrellada

ni los rayos del sol

son materia forjada

en tu excelso crisol.



¿Para qué me interesa

del saber su efusión

si tu alma no besa

mi infeliz corazón,



sin la luz de tus ojos

que es la cosa más bella,

si camino entre abrojos

sin la luz de tu estrella?…




No hay comentarios:

Publicar un comentario