sábado, 21 de noviembre de 2015

Lluvia



 
 
 
Veo las nubes al pasar,

veo la lluvia derramada

sobre tan bendito altar

de la tierra inmaculada;



de esta tierra tan querida,

de este suelo que abre en flor,

del misterio de mi vida,

el secreto embriagador.



Esta fragancia que emana,

este lavado ramaje,

tornan mi alma lozana,

sin peso y sin equipaje.



¡Torna el juego y la ilusión!

¡Desvestida de rencores,

goza el alma de su don

y de sus grandes amores!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.