miércoles, 16 de diciembre de 2015

Duda




Pudo vivir mi madre, mas ella no vivió;
pudo durar mi casa, mas ella se perdió;
pudo ser otro el mundo, ser otras las estrellas…

Los rostros de la gente: cada uno me parece
la faz de un mundo a solas. Aflora imperturbable
el viento del destino, llevando vidas, sueños…

¿Qué ocurrirá cuando las lágrimas se agoten?,
¿la esperanza se pierda? ¿Acaso se obrará
el ansiado milagro de la resurrección...?


No hay comentarios:

Publicar un comentario