miércoles, 4 de enero de 2017

Como a rosa / Alma herida






COMO A ROSA

Que fortuna tão distante,
que o pensamento imagina
luminosa.
Que esplendor tão rutilante,
daquela ilusão divina,
misteriosa.

Quanto andar, quanta fadiga,
quanta pena e sofrimento
que tortura.
Este evocar que fustiga,
a inclemência deste vento,
tão segura.

E esta vida que já é nada,
mas que noutro tempo fora
tão ditosa;
sem fragrância e desfolhada,
sente saudades e chora
como a rosa.


ALMA HERIDA

Qué fortuna tan lejana,
que la memoria imagina
prodigiosa.
Qué esplendor de la mañana,
de aquella ilusión divina,
misteriosa.

Cuánto andar, cuánta fatiga,
cuánta pena y sufrimiento
que tortura.
Este evocar que fustiga,
la inclemencia de este viento,
tan segura.

Y esta vida que no es vida,
más que yo viviera otrora
como un sueño,
el alma dejome herida,
de tanto como la añora
con empeño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.